10 destinos en República Dominicana que debes visitar aunque sea una vez

República Dominicana cuenta con una gran diversidad de atractivos turísticos. Estos son tan impresionantes que motivan a más de uno a vivir una y otra vez las mismas aventuras. La diversidad, el clima, la naturaleza y la gente, que te recibe con los brazos abiertos, hacen que visitar cada lugar sea una experiencia maravillosa.

Algunos de estos destinos poseen una belleza mágica, pero quedan un poco retirados, por lo que quizás no son una opción para ir con frecuencia. A continuación, para celebrar el Día Mundial del Turismo te compartimos 10 hermosos espacios naturales de la República Dominicana que debes visitar si o si, aunque sea una vez en la vida.

1.       Montecristi: Cayo Arena

Situado a unos 20 minutos en bote desde la playa de Punta Rucia, al norte de la República Dominicana, Cayo Arena es un pequeño, pero paradisíaco cayo, famoso por sus hermosos fondos para realizar buceo y nadar con los peces, es visitado diariamente por turistas de todo el mundo. Una vez allí podrás disfrutar de sus aguas poco profundas, haciendo snorkeling con una gran variedad de peces de colores. Es un lugar perfecto para ir a disfrutar con los amigos o toda la familia. Una vez en el cayo se pueden comer frutas y bebidas para refrescarte.

Luego de terminada tu visita por el cayo, se hace un interesante recorrido por los manglares donde se conoce un poco más sobre este tipo de flora y su importante papel en el ecosistema marítimo.

2.       Puerto Plata: Los 27 Charcos de Damajagua

Este increíble monumento natural se encuentra aproximadamente a media hora de la ciudad de Puerto Plata y es uno de los principales atractivos de la ciudad; aquí podrás hacer senderismo dentro de lomas repletas de un bosque espeso e ir saltando en los charcos y pozos del Río Camú. El recorrido toma dos horas y media aproximadamente y al empezar la experiencia disfrutarás de toboganes naturales, cuevas y aguas cristalinas que descienden desde la montaña para pasar un día de aventuras y mucha diversión. El recorrido se hace en compañía de guías de la comunidad y es obligatorio el uso de chalecos salvavidas y cascos.

El recorrido tiene 27 cascadas, deberás elegir cuántos saltos deseas hacer y el precio irá variando. El parque está abierto todos los días desde las ocho de la mañana hasta las tres de la tarde. ¡No dejes de vivir esta aventura, te encantará!.

3.       María Trinidad Sánchez: Playa Arroyo Salado

Arroyo Salado, La Boca o La Entrada son los nombres por los que es conocida esta playa en el municipio de Cabrera. Cuenta con más de 4 kilómetros de playa blanca adornada por centenares de cocoteros junto a la desembocadura del río Arroyo Salado (la playa y el río se besan en La Boca), que ofrecen un conjunto único y un agradable ambiente para quienes disfrutan estar en contacto con la naturaleza del lugar. Esta es una parada obligatoria en tu próxima visita a Cabrera.

El acceso a esta playa es muy fácil, la carretera se encuentra en perfecto estado y al llegar encontrarás varios restaurantes que ofrecen comida típica, además de pescados y mariscos para degustar justo debajo de los cocoteros.

La playa es limpia y calmada, por temporadas la marea suele subir, pero casi durante todo el año se mantiene en buen estado. Justo al frente se encuentra el río Arroyo Salado, rodeado de hermosos manglares donde te puedes dar un refrescante baño de agua dulce.

4.      Cabrera: Lago Azul (Blue Lake)

 Esta pequeña laguna de aguas muy azules y cristalinas es una piscina natural. “Agua Azul”, como bien su nombre lo indica, posee una agradable y fresca agua de una tonalidad azul turquesa, se aproxima a los 40 pies de profundidad, pero por su claridad es posible observar el fondo. Se dice que el color azul es debido a que sus aguas son subterráneas y en algún punto tienen relación con el mar, y la fauna que habita allí es introducida.

“Mientras te acercas te vas dando cuenta de cómo la naturaleza ha ido trabajando pacientemente para crear un ambiente agradable y con detalles increíbles. Si miras hacia arriba, al borde de la gruta observarás que algunos árboles decidieron extender sus raíces hasta tocar el suelo (si fuese dentro de una cueva y como resultado de la filtración de agua, esas serían estalactitas)”, dice Carlos Torres.

El agua es transparente y a la vez exhibe una tonalidad azul clara. La entrada a la laguna está en la carretera Cabrera-Nagua, muy cerca de la playa Arroyo Salado y de la laguna El Dudú. Al ser una propiedad privada se debe pagar una pequeña tarifa de $100 pesos para tener acceso.

5.       Constanza: Pirámides de Valle Nuevo

Esta es una experiencia que definitivamente debes vivir por lo menos una vez en la vida. este destino es un lugar perfecto para quienes disfrutan acampar al aire libre bajo agradables temperaturas que oscilan normalmente entre los 14 y 16 grados durante el día y pueden bajar a 0 grados durante las noches, dependiendo de la temporada en que las visites, por lo que recomienda ir bien preparado.

Las pirámides son consideradas el centro geográfico de la República Dominicana. Fueron construidas en honor al dictador Rafael Trujillo, por ser quien gestionó la construcción de la carretera entre los municipios de San José de Ocoa y Constanza en el año de 1958.

6.    Constanza: Pico Duarte

Esta es una experiencia retadora hasta para el que está más en forma, pero vivirla es algo que todo papá dominicano debe hacer, aunque sea una vez en su vida. El recorrido es bastante largo y demanda preparación. Para ir debes llegar hasta La Ciénaga donde está la oficina y desde ahí caminar o ir en burro unos 18 km hasta La Compartición, después subes al Pico Duarte que son unos 5 km más, el total de subida son 23 km para llegar a la cima, entre bajadas, subidas y un camino rocoso. Ida y vuelta son 46 km. Para hacerlo puede ir con @amigosdeaventurasrd y ellos arman toda la logística. Sentirás frío, calor, necesitas llevar todo lo que usarás y debes dormir en casas de campaña, pero es una aventura que vale la pena vivir.

7.       Hermanas Mirabal: Río Partido

Este es uno de los ríos más hermosos de la zona norte de RD, conocido por sus aguas color azul turquesa y uno de los favoritos para los papás que buscan adentrarse dentro de sus montañas y disfrutar al máximo de las cascadas y riachuelos que posee este increíble lugar.

Para llegar puedes hacerlo por Salcedo o Villa Trina, en la Provincia Espaillat, con un trayecto solo apto para personas con espíritu aventurero, ya que se debe descender por una montaña que toma aproximadamente unos 40 minutos y una vez bajamos llegamos al río donde comenzarás a recorrer los hermosos escenarios que posee este inagotable lugar.

Si vienes debes hacerlo en compañía de guías para evitar perderte y siempre utilizando un calzado y ropa cómodos para disfrutar de esta experiencia al máximo. Recuerda llevar contigo una mochila impermeable ya que durante el trayecto se pueden mojar tus pertenencias y también una bolsa para llevar de regreso tus desperdicios contigo.

8.       Samaná: Playa Ermitaño

Esta es famosa por sus aguas color azul turquesa y sus verdes cocoteros, que harán que no te quieras ir nunca más de este paradisiaco lugar, ubicado en El Limón, Samaná. La playa tiene una longitud de 400 metros y está rodeado de arrecifes.

La única forma de acceder a ella es a caminando, a través de un denso sendero tipo jungla o con un bote desde Playa El Valle (la vía más fácil y rápida) y toma unos 15 minutos. Si piensas visitar este lugar es recomendable llevar: traje de baño, mascarilla y accesorios para esnórquel, chanclas, crema solar, toalla, cámara subacuática y meriendas. Si tienen suerte podrás encontrarte con unos jabalíes salvajes que corretean por la orilla y salen a bañarse en las aguas cristalinas de esta bellísima playa virgen.

9.       Bahoruco: Sendero de la Virgen

El Sendero de la Virgen te permite adentrarte dentro del bosque y estar en contacto con la naturaleza, este lugar es perfecto para disfrutar de un turismo virgen, lleno de una vegetación espesa y rodeado por arroyos que te darán la bienvenida.

El Sendero de la Virgen se localiza en la zona de La Ciénaga, tiene una extensión superior a un kilómetro que encuentra fin en una cueva donde desciende una cascada. Se puede explorar en aproximadamente una hora y media.

El Balneario La Plaza y La Cueva de La Virgen están en la misma dirección, por lo que es conveniente hacerlo en un día con los guías de la comunidad.

10.   Pedernales: Bahía de las Águilas

Muchos han escuchado hablar de ella, pero pocos han ido a verla. Este paraíso está localizado en la provincia de Pedernales, al Suroeste de República Dominicana y forma parte del Parque Nacional Jaragua. Tiene aguas cristalinas y arena blanca que la bordea, además de la biodiversidad que te puedes encontrar a sus alrededores. Bahía de las Águilas es uno de esos lugares donde te desconectas de todo el bullicio de la ciudad y no quieres irte jamás.

“Si planeas venir, puedes acampar en playa Cabo Rojo, donde hay hoteles ecológicos que brindan este servicio (Glamping) y en donde puedes dormir en casas de campaña con todas las comodidades (camas, sábanas, almohadas, baños, duchas); allí mismo tienen restaurantes que harán de tu estadía una experiencia muy especial y diversa”, cuenta Carlos.

Al llegar a la playa quedarás impresionado por aquel paisaje que te hará sentir en el paraíso, literalmente; es una playa digna de visitar por la belleza especial que posee.

Puedes llegar de dos formas: en bote (la más rápida) o por tierra (te tomará más tiempo), tomando en cuenta que la carretera que te conecta con la playa no está en buen estado y debes ir en un vehículo 4×4.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *