Biden y Xi buscan definir términos de su rivalidad

Bali. El presidente estadounidense, Joe Biden, y su homólogo chino, Xi Jinping, llegan a su primera reunión como jefes de Estado preparados para definir los términos de una rivalidad que ha llevado las relaciones bilaterales a su punto más bajo en décadas.

El cara a cara, previsto para hoy lunes, se producirá en los márgenes de la cumbre de los líderes del G20 en Bali (Indonesia) y podría durar un “par de horas”, incluso más, dijo este domingo el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan.

El objetivo de la Casa Blanca es buscar formas de “gestionar” mejor las diferencias entre las dos potencias; mientras que el propio Xi dijo en octubre que estaba dispuesto a tener buenas relaciones con Washington, siempre que estuvieran basadas en “el respeto mutuo”.

La postura de Biden y Xi no es nueva. En su primera llamada telefónica como presidentes en febrero de 2021, justo después de que el estadounidense llegara a la Casa Blanca, ambos intentaron encauzar las relaciones bilaterales tras la crispación de la era de Donald Trump (2017-2021). Sin embargo, la relación entre las dos potencias sigue en mínimos históricos tanto en el plano económico como geopolítico.

Biden ha mantenido los aranceles que impuso Trump a las importaciones chinas y, además, anunció en octubre nuevas restricciones que buscan truncar la capacidad de China para producir microchips muy avanzados, vitales por ejemplo, para el campo de la inteligencia artificial.

Comercio, derechos humanos y Taiwán

La Casa Blanca adelantó que las relaciones comerciales formarán parte de la agenda del encuentro, en el que también está previsto que Biden saque el tema de los derechos humanos en China y las tensiones en torno al mar de la China Meridional y Taiwán, aliado de Washington que Pekín considera una provincia rebelde.

Las tensiones en torno a Taiwán se exacerbaron a raíz de un viaje que la presidenta de la Cámara Bajas de EE.UU. la demócrata Nancy Pelosi, hizo en agosto, a lo que Pekín respondió con los mayores ejercicios militares en torno a la isla en décadas, además de sanciones comerciales sobre Taipéi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *