El descuido del Estado Dominicano en la supervisión de la seguridad operacional de las Aeronaves que operan en República Dominicana

Es evidente que, como se ha venido denunciando, la actual gestión del Instituto Dominicano de Aviación Civil tienen un tema que explicar a la comunidad aeronáutica y a la ciudadanía en general, en lo que respecta a su Responsabilidad Institucional de velar por la seguridad operacional.


La ocurrencia de un lamentable accidente de la línea aérea RED Air, procedente del Aeropuerto Internacional José Francisco Peña Gómez, conocido como AILA, al momento de aterrizar en Miami International, en la tarde del día de ayer, el cual, gracias a la divina providencia no culminó en una tragedia, debe mover a que el Presidente Abinader ponga sus ojos en el sector aviación.


Es más que claro que el National Transportation Safety Board, equivalente en USA de lo que aquí es la Comisión Investigadora de Accidentes de Aviación, investigará minuciosamente este accidente grave, con el propósito de determinar sus causas y prevenir por todos los medios su repetición, tal como establece el Anexo 13 al Convenio de Chicago (Investigación de Accidentes, AIG).


Este accidente, unido al ocurrido a un vuelo de la empresa HELIDOSA, en diciembre último, el cual se saldó con la lamentable pérdida de 9 vidas incluyendo ciudadanos de los USA, ponen en riesgo el mantenimiento de la Categoría 1, rescatada en 2007, después de 14 años en que aeronaves de República Dominicana estuvieron vedadas de volar comercialmente hacia los Estados Unidos.


Lo sensato es esperar el resultado de la investigación, sin embargo, destacadas figuras del sector aviación civil han venido llamando la atención sobre lo que ellos llaman un progresivo deterioro de los procesos de regulación, vigilancia y certificación de los operadores aéreos, a cargo de la autoridad de aviación civil.
Que la ley 491-06 pone a cargo de la autoridad de aviación civil*

El pueblo espera respuestas contundentes, en la mayor brevedad posible y que se aplique la ley de aviación Civil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.