Las urnas dan a Bolsonaro un enorme poder en el Congreso y los Estados pese a la victoria de Lula

Esa mitad de Brasil que pensaba que la era de Jair Bolsonaro al frente de Brasil era una pesadilla pasajera se llevó este domingo una buena bofetada. La primera vuelta electoral culminó con una notable exhibición de fuerza de la otra mitad del país, encarnada por el presidente ultraderechista. Este se medirá con el izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva, de 76 años, en el duelo final el próximo día 30. El mandatario, de 67 años, que aspira a lograr un segundo mandato, llega en una posición mucho más vigorosa de lo que cualquier encuesta había pronosticado. El núcleo duro del bolsonarismo se ha fortalecido, depurado y despliega un discurso más homogéneo, explica la politóloga Camila Rocha. “No se puede descartar que sea reelegido”, advierte esta investigadora del fenómeno bolsonarista.

El presidente emerge de estos comicios con un enorme poder en el Congreso —su Partido Liberal logró el mayor grupo parlamentario— y territorial: nueve de los candidatos a gobernador apadrinados por Bolsonaro se anotaron una victoria, frente a cinco afines a Lula. Ahora, el mandatario confía en que la ayuda mensual para los pobres y los síntomas de mejora económica le den impulso para derrotar a Lula.

Confundiendo de nuevo y a sabiendas al mandatario con el candidato, el Gobierno anunció este lunes que la paga Auxilio Brasil será transferida antes de la fecha prevista. Llegará a los 20 millones de pobres que la reciben cinco días antes de que sean convocados de nuevo a elegir al próximo presidente. “Ahora ya tenemos lo que es necesario para liberar Brasil del autoritarismo, el chantaje y la injusticia”, tuiteó este lunes el mandatario.

Mientras, la Bolsa de São Paulo ha recibido este lunes los resultados electorales con una subida del 4,6% y una caída del dólar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *