Petro sella una sólida coalición en el Congreso con el apoyo de los partidos tradicionales

El presidente Gustavo Petro selló este miércoles una sólida coalición en el Congreso de Colombia, una señal positiva para la aprobación del abanico de reformas que ha anunciado. Los partidos Conservador, Liberal y de la U, tres de las bancadas más grandes del legislativo, se declararon como partidos de Gobierno, lo que no los obliga a votar a favor de sus proyectos, pero es un espaldarazo simbólico. La coalición de Petro, liderada por los presidentes del Senado, Roy Barreras, y la Cámara de Representantes, David Racero, también incluye a la Unión Patriótica, la Colombia Humana, el Polo Democrático, MAIS, ADA, Comunes y el Partido Verde. En total, tiene en principio el respaldo de 79 de los 108 senadores y más de 140 de los 187 representantes.

Cambio Radical, el partido liderado por el exvicepresidente Germán Vargas Lleras; el Nuevo Liberalismo, de los hermanos Galán; el movimiento Dignidad, de Jorge Enrique Robledo; y el partido Colombia Justa y Libres, de distintos sectores cristianos, se declararon independientes. En la oposición solo quedan el Centro Democrático, del expresidente Álvaro Uribe; el Partido Verde Oxígeno, de Ingrid Betancourt, que no tiene congresistas; y la Liga de Gobernantes Anticorrupción, liderado por el excandidato presidencial Rodolfo Hernández, que solo lo tiene a él de senador y a tres representantes a la cámara.

Las bancadas se declararon oficialmente de gobierno, independencia u oposición ante el Consejo Nacional Electoral (CNE), una obligación del Estatuto de la Oposición, que establece que un mes después de la posesión del presidente de la república, “los partidos o movimientos políticos con personería jurídica en el nivel nacional deben presentar una declaración política” en la que manifiesten su postura frente al gobierno. Los partidos que se declaren en oposición tienen derecho a espacios adicionales en medios de comunicación, incluidos canales abiertos de televisión y emisoras de radio nacionales, y a responder en condiciones iguales a tres discursos oficiales del presidente, pero sus militantes no podrán acceder a cargos en el Ejecutivo.

El apoyo del Partido Conservador, que tiene 10 senadores y 25 representantes a la Cámara, puede parecer el más inusual y sorprendente de los respaldos que recibió este miércoles el presidente Petro. Durante la campaña, tuvieron un candidato propio a la presidencia, el exsenador David Barguil, que participó en la consulta de candidatos de la derecha e hizo campaña contra Petro. Tras la derrota de Barguil, en la consulta en marzo, apoyaron oficialmente a Federico Gutiérrez, y finalmente estuvieron con Rodolfo Hernández para segunda vuelta. Por razones ideológicas formalmente siempre estuvieron en contra de Petro, aunque varios de sus congresistas se acercaron al hoy presidente a medida que se veía como el ganador más probable.

Ahora, sin embargo, harán parte de la coalición oficialista en el Congreso, algo que si bien puede parecer extraño por sus posturas de derecha, es parte de una tradición conservadora de formar parte de todos los gobiernos y de participar de sus gabinetes. El ministro de Transporte, Guillermo Reyes, y sus viceministros son cuotas conservadoras, y el canciller, Álvaro Leyva, también es de origen conservador. Reyes es cercano al senador Carlos Andrés Trujillo, presidente del Directorio Nacional del Partido Conservador y uno de los congresistas de ese partido que primero se acercaron a Petro.

La decisión de la colectividad se dio después de que el directorio nacional y la bancada parlamentaria determinaran que se declararían de gobierno, preservando “los principios que fundamentan el espíritu conservador”. A través de la cuenta oficial de Twitter, el partido dijo que no abandonará la defensa de la propiedad privada, la libre empresa, la familia, el Estado social de Derecho, la fuerza pública, la libertad de expresión y el modelo económico que ha mantenido históricamente. Por eso, el partido afirmó que se reservará “el derecho que otorga la ley, para modificar esta posición que dentro del periodo constitucional del actual Gobierno, cuando estos principios u otros principios que defendemos se vean comprometidos”.

El partido Liberal, liderado por el expresidente César Gaviria, decidió que hará parte de la coalición de gobierno en la tarde de este martes. “El Partido Liberal firme en sus convicciones y con renovado carácter para construir a partir de la diferencia RATIFICA: #SomosGobierno”, escribió la colectividad en su cuenta de Twitter. El apoyo de los liberales es clave porque tienen 14 senadores y 32 representantes a la cámara y sin ellos será difícil conseguir las mayorías que necesita el presidente en el Congreso para lograr aprobar, por ejemplo, la reforma tributaria. El partido Liberal también tiene representación en el gabinete con los ministros de Justicia, Néstor Osuna; Agricultura, Cecilia López; y Vivienda, Catalina Velasco, que tienen o han tenido relaciones con esa colectividad. A pesar de eso, Gaviria manifestó molestias con Petro en las últimas semanas.

El partido de la U es una fuerza parlamentaria significativa, pero que ha venido en declive, cuenta con 10 senadores y 15 representantes. También hizo público su respaldo al Gobierno este miércoles después de que se rumoraba un distanciamiento. “Hemos tomado la decisión de apoyar al Gobierno Nacional en las iniciativas que vayan encaminadas a concretar mejores condiciones de vida para los millones de ciudadanos que lo necesitan, especialmente en aquellas propuestas que le apunten a la disminución de la pobreza y a la construcción de la paz, sin perder la autonomía y el aporte constructivo al debate para enriquecer las propuestas que tengan origen en el Gobierno”, se lee en un comunicado de prensa.

En La U militaban hasta hace un año varios políticos cercanos a Petro como su secretario de presidencia, Mauricio Lizcano; el presidente del Senado, Roy Barreras; o el embajador en Caracas, Armando Benedetti. La bancada, ya sin ellos, tiene desde este lunes una cuota en el gabinete del gobierno: Sandra Urrutia, ministra de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.