¿Qué noticias prefieren los jóvenes?

Las nuevas audiencias se aburren de leer siempre lo mismo: Guerras, abusos, vio­laciones, paisajes, ac­tos políticos, teorías del poder. Es por ello que con independencia de los problemas financieros que afrontan los medios, muchos han desaparecido o están a punto de hacerlo.

Ese clima de aburrimiento ya se ha hecho público. Es por ello que al­gunos medios incluyan en sus es­trategias de mercado incluir una buena parte de las preferencias ju­veniles, no tan solo en la variación de los contenidos, sino también en la forma de redactarlos: Hacer un periodismo novedoso, atractivo, li­bre de las seculas del tradicionalis­mo y de la práctica común.

Esta visión debe también ser correspondida con la línea edi­torial. Siempre habrá noticias agradables o desagradables. Lo que hoy debe primar tanto en unas como en otras es la manera en que esas noticias pueden ser atractivas vara una juventud can­sada de la manicupalción mediá­tica y de la redacción arcaica.

Tratar de atraer a las nuevas audiencias a los medios y fideli­zarlas es uno de los grandes desa­fíos que tienen las editoras, los di­rectivos y los periodistas, porque las cifras de lectores jóvenes en los medios tradicionales, sean nati­vos o no, así como los indicadores de lealtad, siguen siendo desalen­tadores.

Para tratar de poner remedio e ir más allá de los tradicionales análisis periódicos que a este respec­to realizan los medios, algunas edito­ras han empezado a situar en el vér­tice superior de prioridades este tema y han creado unidades específicas de análisis e investigación. Son los llama­dos youthlabs.

Ejemplos de ellos son los youthlabs en periódicos suizos co­mo el Tages-Anzeiger o el Minuten. Por ejemplo, en el laboratorio de jóve­nes del Tages-Anzeiger, un total de 30 jóvenes han estado discutiendo dife­rentes cuestiones durante 12 noches.

Debatían, por ejemplo, qué forma­tos de texto les resultan atractivos, qué contenido les gusta compartir a los jóvenes en sus canales de redes so­ciales, etc. En la última noche del ta­ller, los jóvenes discutieron cómo se les puede persuadir para que paguen por el contenido.

Es decir, los medios crean un labo­ratorio de jóvenes, pero vinculados territorialmente a su ámbito de in­fluencia. No se trata de estudios ge­nerales sobre qué contenido consu­men los jóvenes o qué les gustaría ver, sino que hablan y debaten espe­cíficamente los jóvenes que pueden interesarse por esos periódicos, los jóvenes que viven en su ámbito de influencia.

Los padres de muchos de estos jó­venes, por ejemplo, compraban la edición impresa, pero la lealtad por la marca, no ya por el soporte, no ha pasado de padres a hijos.

Aunque se indaga en los youthlabs por las razones que llevaría a los jóvenes a comprar una suscripción al periódico, el objetivo principal no es motivarlos a suscri­birse, sino comprender qué factores son cruciales para que luego pue­dan, por ejemplo, leer el “Tages-An­zeiger”, explica SRF en un reportaje al respecto.

Y las respuestas llegan. Por ejem­plo, estos periódicos han podido sa­ber cuál sería la estructura idónea que deberían tener para resultar más atractivos para estos jóve­nes. «Los jóvenes tienen una comprensión diferente y más amplia de la actualidad que un diario clásico», dice Sandra Cortesi, una de las científicas que investiga estas cuestiones y colabora con los medios para crear estos youthlabs. Es direc­tora del Proyecto de Medios y Juventud del Centro Berkman Klein para Internet.

En el youthlab los jóvenes re­clamaron, por ejemplo, conte­nidos sobre salud mental y bien­estar personal, además de otros que han quedado para el análisis interno de estos periódicos.

De los youthlab salen tam­bién proyectos concretos: el Ta­ges-Anzeiger lanzó reciente­mente una newsletter, con la que se preparan especialmente contenidos semanales del dia­rio y que se puede encontrar en Instagram

Por Jorge Castillo

✅Punta Cana Hits
✅89.9 FM CDN Radio
✅www.puntacanahits.com
✅Facebook @puntacanahits
✅YouTube puntacanahits
✅Estudio 809 831 3333

Fuente: Listín Diario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.