Raphael nos hizo pasar una ‘gran noche’ a puertas de cumplir los 80

No se puede decir realmente que Raphael haya pasado en algún momento de moda. A sus 79 años, sería completamente absurdo llamarlo todavía “El Niño de Linares”, sobrenombre que recibió durante su juventud debido a la ciudad que lo vio nacer; y el género de balada romántica con tintes épicos que sigue cantando -y que tuvo su auge hace medio siglo- no es precisamente lo que más se escucha en nuestros días.

Sin embargo, la grandeza de sus interpretaciones, tanto en sus grabaciones como en sus conciertos, lo convirtieron desde hace mucho en una leyenda viviente y en una suerte de entidad inmortal. Y el momento actual resulta particularmente significativo para su carrera de seis décadas, porque, además de haber recibido hace menos de un mes el galardón a la Trayectoria Artística en la más reciente edición de los Premios Billboard de la Música Latina -donde también se presentó al lado de la ‘boy band’ CNCO-, él mismo se convirtió a principios de este mes en protagonista de una serie documental propia, “Raphaelismo”, disponible en la nueva plataforma ViX+.

Todo esto es suficiente como para hacer que cualquier show que brinda despierte el entusiasmo de una legión de fans que, naturalmente, se encuentra mayormente compuesta por personas mayores, pero en la que existe también un considerable número de admiradores mucho más jóvenes que son capaces de reconocer sus notables cualidades artísticas y que se encuentran además motivados por el buen estado en el que se encuentra su portentosa voz, a diferencia de lo que sucedió durante los últimos años de actividad de otros representantes del género que, por diversos motivos, terminaron siendo pálidos reflejos de sus mejores encarnaciones.

Por otro lado, era imposible negar la curiosidad que sentíamos antes de verlo nuevamente sobre un escenario, esta vez, el del moderno YouTube Theater de Inglewood, California, donde se presentó el viernes pasado frente a una multitud generosa. Estábamos intrigados por el tipo de formato que iría a emplear, porque lo hemos apreciado tanto con acompañamientos orquestales que potenciaban el carácter ambicioso de su propuesta como al lado de grupos más reducidos en los que se destacaban los aspectos rockeros de su entrega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *