Sale a la luz la trampa de la policía tailandesa para detener a Daniel Sancho tras el crimen

Una cámara de seguridad fue quien puso a la Policía tailandesa tras la pista de Daniel Sancho, después de que su imagen fuese captada saliendo en moto del supermercado, donde compró las bolsas de basura con las que presuntamente ocultó los restos de Edwin Arrieta. El programa Equipo de Investigación ha desvelado nueva información en torno al caso, como el plan que trazaron las autoridades para intentar detener a Sancho valiéndose de los empleados de varios negocios de alquiler de motos.

Según explican desde el programa, tras descubrir los restos de Edwin Arrieta, la Policía comenzó la investigación siguiendo el rastro de las diferentes bolsas en las que se encontraba el cuerpo del cirujano colombiano.

Dichas bolsas les condujeron al único establecimiento que las vendía, el supermercado de Koh Phangan, y allí los trabajadores confirmaron que un joven extranjero las había comprado dos días antes, el 1 de agosto.

Tras revisar las cámaras de seguridad, los agentes dan con el principal sospechoso: un turista rubio y alto, que realiza la compra en el supermercado y lo abandona en una moto de alquiler. Se trataba de Daniel Sancho, a quien la Policía tailandesa todavía no había puesto nombre.

Por este motivo, decidieron urdir un plan que les permitiese dar con él, valiéndose para ello de la colaboración de los trabajadores de los diferentes negocios de motos de alquiler, para así localizar a la empresa que le alquiló la moto y, finalmente, el nombre del sospechoso.

En este punto, Equipo de Investigación acudió a la tienda que le alquiló la moto a Daniel Sancho para confirmar los mensajes que la Policía les envió como parte del plan para detener a Daniel Sancho.

Según indican desde el programa, la colaboración de la empleada de la tienda fue clave para identificar a Sancho. «La Policía nos pide que contactemos rápido con Daniel para que venga a la tienda», ha indicado la trabajadora.

«La Policía me pidió que le enviara un mensaje y que le dijera que tenía que hacerle volver con alguna excusa, como que tenía que cambiar la moto, para hacerle venir, para que volviera a la tienda, porque querían atraparle«, ha agregado esta empleada en declaraciones al programa de La Sexta.

Tras contactar con Sancho, lograron convencerle de que acudiese a la tienda de alquiler de motos: «Contestó que regresaría en media hora, pero no volvió. Había seis o siete policías esperando aquí», comentó la mujer acerca de este plan frustrado de la Policía tailandesa por dar con Daniel Sancho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE