Sandy, Fausto, Cuco y Félix: el cuarteto de los reales subestimados del merengue

Los cantantes Sandy Reyes y Fausto Rey, así como los directores de orquestas Cuco Valoy y Félix del Rosario son los rostros de los merengueros menos valorados y prácticamente olvidados por el arte y la sociedad dominicana, en el transcurrir del tiempo.

La consideración es hecha por Roberto Monclús, destacado periodista y estudioso del género. Es productor y conductor de “República Musical”, una plataforma que difunde la música popular dominicana, resaltando el merengue, la bachata, el son, la salsa, el bolero y baladas interpretadas por artistas dominicanos, a través de radio dominical (95.3.de 11 a 1pm), por Wind Telecom y podcast. Incluye ciclos de charlas sobre la evolución de la música popular dominicana desde el Siglo IX hasta la actualidad.

Desde “República Musical”, preparó un listado con las figuras que entiende son “infravalorados o subestimados” por la crítica especializada y hasta por el propio pueblo dominicano, que dimensiona a personas con talentos promedios  o sin ningún don para el arte.

Mario Díaz, uno de los más prolíferos compositores de RD, resalta a sus colegas más subestimados

“Es importante explicar lo que significa la palabra subestimado, comenzando por puntualizar en una traducción simple, pudiera ser: Que le ha sido otorgado un valor por debajo del real. Sinónimo: infravalorado”, especifica.

Monclús inicia su ranking con un cuarteto de cantantes y directores de orquestas dentro de un nutrido y selecto grupo de artistas, que incluye a: Pablo Martínez, Fénix Ortiz, Felipe Jorge, Henry García, Nelson Gil, Carlos Manuel (El Zafiro) y músicos de la talla de Johnny Tulanga. Estima que después de escuchar sus temas más emblemáticos, el público no ha valorado en una escala superior su calidad interpretativa.

SANDY REYES. Capaz de cantar un bolero, una balada, una bachata e interpretar un buen merengue. Su deseo era convertirse en baladista pero el genio creativo de Wilfrido Vargas lo recluta para su revolucionaria banda y lo convierte en un exquisito cantante de merengue. Nadie interpreta ¨El pájaro Chogui¨ como el nativo de La Vega.

Explica que Reyes inmortalizó una obra maestra de Luis (Terror) Días denominado ¨El guardia del arsenal¨.  Nunca ha sido valorado en su justa dimensión de cantante e interprete. La mejor versión local del tema ¨Abusadora¨, la logró el intérprete, que triunfó con su orquesta en Puerto Rico.

“He notado que cuando se hace la lista de buenos cantantes de merengue siempre colocan en primer lugar a Alex Bueno pero es injusto. Sandy Reyes no es segundo de nadie”, aseveró Monclús.

RAMÓN SEPÚLVEDA (FAUSTO REY).  El más completo cantante de la República Dominicana. Toca varios instrumentos y contra él predomina una ¨miopía¨ rarísima. ¿Las razones? No tengo elementos objetivos para enumerar. Invitó a escuchar la versión merengue ¨Vayamos aquel bar¨, arreglo del maestro Bienvenido Bustamante. Una orquestación de primera y la interpretación formidable.

FÉLIX DEL ROSARIO. Lean lo que dice la biografía libre del creador del mayor repertorio navideño de la República Dominicana a partir de la década de 1960, le imprimió un color diferente a los grupos de salsa y merengue de la época, mediante una conformación distinta en la sección de metales y sus aproximaciones con el jazz afrocubano.

Ni Johnny Ventura ni Wilfrido Vargas tenían más concepto de lo musical que el maestro del Rosario.

Para que tengan una idea, esa combinación de saxos, poco tradicional en orquesta merenguera dominicana, es muy difícil de imitar. Pocos grupos se atreven a rendirle un homenaje a la musicalidad del maestro Félix del Rosario.

Era tan subestimado, que tocaba martes o miércoles en el Show del Mediodía porque los viernes estaban reservados para los combos populares con cantantes desafinados.

CUCO VALOY. Para Monclús, la más efectiva y exitosa transitoriedad en la música popular dominicana la ha logrado don Cuco Valoy, papá del genio creativo Ramón Orlando Valoy, un músico clásico que decidió aportar su aprendizaje en el Conservatorio Nacional de Música, al arte popular dominicano.

“Para mí, don Cuco Valoy merece un lugar especial en la memoria histórica del pueblo dominicano. En sus inicios, sin ninguna formación musical. Cuco Valoy es un todo terreno”, valoró.

Canta bien el son, el  montuno y el merengue. En este último ritmo tiene una mención especial cantando temas jocosos. Su gracia es única. Es un hombre espectáculo. Culto, patriota, desprendido, solidario y buen ¨scout¨.

Descubrió a Raulín Rosendo, Henry García y Gaby Arias para solo mencionar tres cantantes.

“Me permito contar una breve anécdota: Fernando Echavarría me pide leer en público un texto durante un homenaje en el Centro Cultural de España de la Ciudad Colonial en homenaje a Cuco Valoy. Me dijo fuera de cámara, que lo hacía porque Cuco Valoy fue vital para que surgiera el Fusón y el concepto Familia André”, comentó Monclús.

PABLO MARTÍNEZ. Monclús cita al maestro Dioni Fernández cuando definió como un cantante “Summa Cun Laude” a Pablo Martínez, orgullo del municipio de Haina, provincia San Cristóbal.

Culto musicalmente hablando, según Fernández.  Es de los pocos cantantes que sabe comunicar un tema. Un ejemplo: el cover que logró con el tema ¨No se murió el amor¨.

Encabezó varios proyectos musicales después de su salida del Equipo. En la actualidad, busca aprovechar un mercado joven (que no vivió el boom de la década del ochenta) y que se inscribe en escuelas de bailes para aprender a bailar bachata, salsa y merengue. Manny Cruz está solito ¨comiendo con su dama¨. No para de cantar en fiestas corporativas, graduaciones, bodas, cumpleaños y hasta despedidas de solteras con su corto repertorio. El mercado quiere una figura juvenil  y Pablo Martínez tienen sus atributos.

FÉNIX ORTIZ. Lo define como “El real cantante de la Orquesta Internacional”, con un estilo único para cantar merengue. “Parece de la escuela de Henry García, que no se esfuerzan para interpretar un buen merengue”, acotó.

Llega por casualidad a la famosa Orquesta Internacional, pues Ramón Orlando Valoy lo selecciona de “chepa”, tras la salida de Peter Cruz del “Dream Team del Merengue”.

A productor de República Musical le gusta su interpretación del tema ¨Hecha para mí¨, dentro de la decenas de éxitos que grabó.

FELIPE JORGE. Tiene un ADN de músico, demostrado con el Grupo Félix, que armó el fenecido jazzista, compositor, instrumentista don Félix del Rosario.

“Yo renaceré” y “Ya no tiene ganas”, dos temas donde se puede apreciar la calidad interpretativa de Jorge.

“He visto decenas de cantantes, directores de orquestas y músicos hacer su listado de buenos cantantes y ni siquiera Felipe Jorge se lleva una mención de honor. Abusadores”, estima.

HENRY GARCÍA. Al igual que Sandy Reyes, no es segundo de nadie. Versatilidad y dominio del uso de la voz. No es casual que el mismo Juan Luis Guerra ha requerido su servicio para grabar algunos temas del exitoso repertorio de 440.

NELSON GIL. El gran subestimado, el fenecido Nelson Gil, todavía disfrutó de su paso por la orquesta conocida como ¨La gente del país¨.

Tenía la gran virtud que cantaba temas serios y jocosos. Un muestro. ¨Le comien el gato a la hija de la vecina¨

EL ZAFIRO. Como buen sancarleño no puedo dejar de mencionar a mi vecino Carlos Manuel (El Zafiro).

Como dijo una vez, el maestro Yaqui Núñez del Risco, al presentarlo en el Show del Mediodía: “Tan castizo como Villa Francisca, Carlos Manuel (El Zafiro). Un real diamante azul”. No sé qué significa … pero suena lindo, único, exquisito.

JOHNNY TULANGA. Muy pocos bajistas logran trascender en el merengue dominicano. Tulanga (apodo) es el bajista más popular de la “Época Dorada del Merengue”. Cuenta que su estilo nace del método de la observación y muchas horas de estudios y ejercicios de la guitarra. Brilló en la primera producción de la orquesta Internacional. El sonido del bajo es de Tulanga.

Sus arreglos tienen un sello propio. Temas como: “La ola”, “Cuentos de terror” y “Estrella de Plata”. “Estrella de plata déjame soñar, es tu piel morena; tu boca es sensual. Eres como una estrella que se escapa del cielo y me irés tras de ti hasta que diga, sí¨.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *