Un fiscal especial investigará el hallazgo de nuevos papeles clasificados en el garaje de Biden de Delaware

Un fiscal especial investigará a partir de ahora el hallazgo, en su residencia privada y un despacho que utilizó hasta que lanzó su campaña a la presidencia, de documentos clasificados de Joe Biden cuando era vicepresidente de Estados Unidos, cargo que ocupó entre 2009 y 2017. Así lo anunció este jueves 12 de enero el fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, en una rueda de prensa aquí en Washington. El fiscal responsable será Robert Hur, un veterano en el ministerio de Justicia norteamericano, experto en antiterrorismo y corrupción. «Creo firmemente que este ministerio puede gestionar todas las investigaciones con integridad. Pero, de acuerdo con la normativa, las circunstancias extraordinarias que concurren en este caso exigen el nombramiento de un fiscal especial para este asunto», dijo Garland, que ejerce las labores de ministro de Justicia y supervisa a la Fiscalía. «Este nombramiento subraya ante el público el compromiso del ministerio con la independencia y con la responsabilidad en asuntos especialmente delicados, y con la toma de decisiones guiada por los hechos y la ley», añadió. El fiscal general reveló que las primeras noticias de esos hallazgos las tuvo la Casa Blanca en noviembre, antes de las elecciones parciales en las que los demócratas tuvieron un mejor resultado de lo que preveían las encuestas. Tras una investigación preliminar y secreta , decidieron revelar esa información a la ciudadanía el 5 de enero. El año ha comenzado así con polémica para la Casa Blanca. Los abogados del presidente revelaron también ayer, antes del anuncio de Garland, que han encontrado en el garaje de la residencia de los Biden en Delaware más documentos clasificados de cuando era vicepresidente. Se trata del segundo lugar en que se encuentran papeles que debería haber destruido o devuelto a los Archivos Nacionales al abandonar el gobierno, tras un primer hallazgo en un despacho en Washington, capital federal, donde el hoy presidente tuvo una oficina antes de presentarse a las primarias de 2020. Un abogado del presidente, Ian Sams , hizo el anuncio del nuevo hallazgo por medio de un comunicado, en el que dijo que el presidente está colaborando con el Gobierno federal para encontrar y entregar todos los documentos. Estos hallazgos tienen una relevancia especial porque el año pasado el FBI, policía judicial de EE.UU., registró la mansión de Donald Trump en Florida para incautarse de documentos clasificados. En su día, Biden llamó a Trump «irresponsable» por esa sustracción de cables secretos y otros papeles. El abogado Sams dijo que después de hallar varios legajos en el despacho que Biden tuvo alquilado en Washington cuando trabajaba para la universidad de Pensilvania, sus abogados buscaron más documentos en las dos casas de su propiedad: una en Wilmington, en el estado de Delaware, donde lleva viviendo décadas, y otra en la localidad de playa de Rehoboth Beach, en el mismo estado, donde pasa veranos y fines de semana. Se encontraron varios documentos en la casa de Wilmington, y ninguno en la de Rehoboth. Se trataba de unos papeles con el membrete de «clasificado» de su época como vicepresidente hallados junto a otros documentos «políticos y gubernamentales» en el garaje, según la misma fuente. El abogado Sams afirma que se trata de un error, y que son «documentos de su época como vicepresidente que pudieron haber sido enviados por correo durante el periodo de transición de 2017». Por ley, cualquier documento clasificado debe ser entregado a los Archivos Nacionales, y no puede estar en una residencia privada. Papeles «clasificados» Biden respondió a una sola pregunta sobre este asunto tras un discurso sobre la economía y la inflación que dio este jueves en la Casa Blanca. Cuando un periodista le preguntó en qué estaba pensando al guardar documentos clasificados en su garaje «junto a su Corvette», que es el modelo de su coche, el presidente respondió: «Mi Corvette está en un garaje cerrado. Así que no es como si estuvieran en la calle». El presidente no dijo nada más después. A los republicanos estos hallazgos de papeles cuyo contenido e importancia se desconoce, les han dado argumentos para criticar a la Casa Blanca y su supuesto doble rasero, tras las abundantes críticas de su presidencia a Trump y su negativa a deshacerse de sus propios archivos. Como se da la circunstancia de que los republicanos han retomado esta semana el control de la Cámara de Representantes en el Capitolio, ya han advertido de más investigaciones. El nuevo presidente de la comisión de Control al Gobierno, el diputado James Comer, ha pedido a los Archivos Nacionales y a la Casa Blanca que revelen cómo se gestionó este hallazgo, pues los primeros documentos se encontraron antes de las elecciones parciales de noviembre. A la dirección de los Archivos Nacionales, Comer le ha recriminado por carta que «se enterara del hallazgo de estos documentos días antes de las elecciones de mitad de mandato de 2022 y no alertara al público de que el presidente Biden estaba posiblemente violando la ley». «Mientras tanto, los Archivos Nacionales instigaron una redada pública y sin precedentes del FBI en Mar-a-Lago —la casa del expresidente Trump— para recuperar otros documentos presidenciales. El trato inconsistente por parte los Archivos Nacionales de la recuperación de registros clasificados en poder del expresidente Trump y del presidente Biden plantea interrogantes sobre la parcialidad política de esta agencia gubernamental», añadió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE