Caso cerrado cuando la economía de la pelota era de humor negro

“No pierdas tu tiempo con explicaciones, la gente solo escucha lo que quiere escuchar” Pablo Coelho

Una economía de humor negro es aquella que te ríes para no llorar y aunque usted no lo crea, el béisbol profesional otoño-invernal vivió esa época donde las advertencias de retiro de un equipo o la de paralización de toda la liga eran el pan nuestro de cada día.

Hace poco, apenas 38 años, el 17 de enero de 1986, una Montonera sacudió las entrañas del pasatiempo número uno de los dominicanos, cuando el licenciado Juan Francisco Puello Herrera, presidente de la LIDOM, anunció la paralización del inicio de la serie semifinal debido al déficit presupuestario de los equipos y en demanda de la entrega de medio millón de pesos y otras facilidades prometidas por el gobierno de Salvador Jorge Blanco para el torneo, que debió comenzar la semifinal el jueves 16 de enero.

El licenciado Luis Scheker Ortiz, ministro de deportes y persona muy ligada a este pasatiempo, calificó de chantaje la protesta de los jerarcas de la pelota profesional, sin embargo, tras un día paralizado, las autoridades decidieron el sábado 18 de enero, cumplir con la demanda de la liga, entregando un cheque por valor de RD$500 mil para que levantaran el paro.

El fuego no se apagó y Monchín Pichardo, presidente de los Tigres de Licey reactivó la candela cuando la semifinal se reanudó y acusó a los árbitros de “sin vergüenza”.  

Me rio cuando escucho a seguidores del béisbol decir que el béisbol colapsará por la venta de boletas repetidas o por un pleito en las gradas. Esos tiritos son de mito, son cohetes chinos.

El béisbol otoño-invernal está en su luna de miel económica, no olviden que las crisis nacieron desde el primer pitcheo.

Recuerdo que los primeros amagos de rebelión de los equipos comenzaron en 1955 cuando la Liga Dominicana de Béisbol le otorgó el derecho de Osvaldo Virgil a los Leones del Escogido, lo que motivó que las Águilas del Cibao anunciaran su salida de esta entidad. Durante meses este caso y el de Güigüí Lucas fueron el pan nuestro de cada día.

Las turbulencias en el béisbol dominicano fueron de diferentes colores y tonos musicales. La crisis del Licey en la serie final de 1959 con el caso de Joe Christopher hizo horizontes, los problemas económicos de Águilas y Estrellas que amenazaron con no seguir en 1957, la galleta de Petán Trujillo al paracorto André Rodgers, la suspensión de Monchín Pichardo, las declaraciones de Quique Acevedo de que el béisbol recesaría mientras Salvador Jorge Blanco fuera presidente que motivó por decreto la disolución de la LIDOM, la franquicia de los Delfines y la posición del Congreso y si nos ponemos a citar otros casos tendría más cuentas que las 59 del rosario dedicadas al Avemaría.

Vamos a gozar la semifinal y como decía el siempre recordado Félix Mario Aguiar “la pelota es romo y jupeo” y yo le agrego y hoy la de los memes.

Un día como hoy

  • 1960: Frank Howard, primera base de los Leones del Escogido, dispara jonrón por los 411 del Estadio Trujillo contra los envíos del pitcher de los Tigres del Licey Manuel Polanco. Los Leones ligaron 18 hits para derrotar 12×4 a Licey y conquistar la serie regular.

  • 1961: Octavio Acosta, desde la colina de los sustos realiza una magnífica labor monticular para guiar a las Águilas Cibaeñas a un triunfo 7×0 sobre las Estrellas Orientales en el estadio Tetelo Vargas. Los paquidermos que quedaron eliminados de la contienda, tuvieron problemas en la cueva cambiando de managers cuatro veces. Comenzó Rafael Valdez, luego asumió el mando Chichi Olivo, dando paso luego a Pajarito Perdomo y terminó el lanzador Achín Matos.

  • 1969: Jim Spencer, primera base de los Leones del Escogido, con el juego empatado a dos, en el estadio Tetelo Vargas, conecta cuadrangular en el duodécimo inning contra Chichi Olivo de las Estrellas Orientales para iniciar un rally de tres vueltas que les dieron la victoria a los rojos para empatar 2-2 la serie final de la temporada 1968-69.

  • 1976: La Saeta del Cibao Miguel Diloné. de las Águilas Cibaeñas, se roba tres bases en el último juego del campeonato, ayudando a su club a un triunfo 2×1 sobre los Tigres del Licey en el estadio Quisqueya. Diloné con esos robos llegó a 40 en la temporada para ampliar su propio récord y convertirse en el primero que llegaba a cuatro decenas de estafas en una estación.

  • 1984: Los Caimanes del Sur clasifican en la tercera posición con récord de 35 victorias y 35 derrotadas, siendo la primera vez que un equipo de expansión en al área del Caribe logra esta hazaña. Las Águilas con 42-28 y Licey con 40-29 dominaron la tabla de posiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE