Entrada de Jeimer Candelario recuerda a Miguel Tejada

“Cuando estoy despierto creo que sueño, y cuando duermo siempre me creo despierto. “ Yogi Berra

Jeimer Candelario debutó el pasado lunes 18 con los Toros del Este, decisión que me hizo recordar a Miguel Tejada cuando se colocaba la casaca de las Águilas Cibaeñas.

Candelario firmó un contrato con los Rojos de Cincinnati por tres campañas y $45 millones de dólares, lo que se traduce en una media de $15 millones de los verdes por estación; casi el triple de los US$5.8 que devengó en el 2022.

El sábado 20 de diciembre del 2003, Miguel Tejada defendió las paradas cortas de las Águilas Cibaeñas en el Estadio Quisqueya contra los Leones del Escogido. Miguel, conocido como “La Guagua” había firmado un contrato de $72 millones de dólares por seis años con los Orioles de Baltimore.

En una improvisada rueda de prensa frente al dogout de las Águilas explicó el motivo de jugar: “Vine ayudar a las Águilas y evitar que el Licey pueda ganar el campeonato, es la gran razón para que nuevamente juegue en mi país”.

Tejada por agradecimiento nunca jugó por dinero con las Águilas Cibaeñas, porque esta franquicia le dio la oportunidad desde que llegó a Santiago a los 21 años de edad y padre e hijo Tito y Quilvio Hernández le abrieron las puertas del equipo mamey, además de los veteranos Luis Polonia, Chilote Llenas, Tony Batista, Julio Bruno. Para Tejada eso no tiene precio.

Tejada con firmeza dijo: “Éramos una familia, me apoyaron en todo; a las Águilas le debo todo y por eso siempre jugué aquí, siempre le dije a mis equipos de Grandes Ligas que no podían impedirme participar en mi país y todo eso fue por la gratitud a las Águilas”.

Mi respeto y admiración para Miguel Tejada, en un momento donde sus grandes astros que brillan en las Grandes Ligas le sacan los pies.

Un día como hoy

  • 1921: En las reuniones de las Grandes Ligas, la Liga Americana vota para regresar a la Serie Mundial al mejor de siete y la Liga Nacional vota para mantenerla al mejor de nueve. El juez Landis emite el voto decisivo y se restablece el formato al mejor de siete.

  • 1926: Rogers Hornsby, quien bateó .317 y llevó a los Cardenales de San Luis al Campeonato Mundial en 1926, es transferido a los Gigantes de New York por el campocorto Frankie Frisch y Jimmy Ring. Si bien el intercambio de futuros miembros del Salón de la Fama es muy impopular en San Luis, Frisch se convertirá en un favorito de los fanáticos y bateará .300 o mejor en siete de sus próximas ocho temporadas mientras dirige exitosamente el equipo durante seis años. Hornsby bateará .361, .387 y .380 durante las próximas tres temporadas mientras salta entre los Gigantes, los Bravos y los Cachorros.

  • 1956: Guayubín Olivo, Licey, tiró blanqueada de ocho hits y Olmedo Suárez remolcó con hit a Forrest Smith para que derrotar 2-0 a las Estrellas.

  • 1964: Julián Javier, fue el único jugador que no se ponchó y en el octavo conectó jonrón para librar de la blanqueada al equipo de las Águilas Cibaeñas que sufrió su única derrota en su gira de partidos interligas con los equipos del circuito de Venezuela. Los Tiburones de La Guaira ganaron 2×1 detrás del pitcheo de Darrell Knowles que solo permitió 5 hits y abanico a 14 aguiluchos. Perdió Dan Osinski.

  • 1993: Félix Fermín fue enviado por los Indios de Cleveland junto a Reggie Jefferson a Seattle por Omar Vizquel.

  • 1995: Mario Brito, Escogido, se anotó juego salvado en la victoria del Escogido 6-5 ante las Estrellas para lograr su rescate 17 estableciendo nueva marca en la LIDOM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE