José Offerman no es el culpable de la debacle de Licey

“Cuando siento miedo, pongo en ti mi confianza” Salmo 56:3

Analizando el roster de los Tigres del Licey, a esta altura de la serie regular, todo finaliza la próxima semana, no tiene nada que envidiarle a equipos como el Maprica, Medias Capitolio, Premier o El Cami en el béisbol aficionado.

Por esa razón y viendo las críticas para el mánager José Offerman, quien fue desvinculado el pasado viernes, y en su lugar designado Gilbert Gómez, veo con claridad meridiana que el trabajo del mánager de béisbol es el más misterioso e ingrato de todas las funciones porque los triunfos se los acreditan los jugadores, la junta directiva y la gerencia general y las derrotas el mánager.

José Antonio Offerman, lucía muy abrumado y movió las fichas (jugadores) que la junta directiva y la gerencia les puso en sus manos.

Lo que vemos del Licey en el terreno y dándole un chequeo a la banca, “El Glorioso” no llega con ese pitcheo y ofensiva ni a sugestión pantera. Y si no mueven la coctelera en el play off semifinal se los tragará el Lucio con todo el deseo de lograr la 24.

Si el gerente general Audo Vicente le entregó a José Offerman un Sonata, es imposible que le gane a Max Verstappen en Fórmula Uno. Lo interesante en la Lidom es que siempre es el mánager por donde rompe la soga y el gerente general sigue como Elio Ness, intocable.

Cuando tú pitcher abridor, como fue el caso de Danny Salazar el viernes antes la Estrellas Orientales que saltó de la colina como tapón de champán y tienes que recurrir en el mismo primer episodio al súper trabajado de Jonathan Aro, el revés viene por delivery. Es cierto que ese juego era importante, pero tenía el Licey otro abridor con más estamina. No ombe, “no fuerce tanto el mingo porque te bañas”.

El Licey es un equipo lento, no tiene un jugador temible de tercer bate, el pitcheo abridor es una tambora en tiempo de Pascuas y los relevistas son más flojos que un diente de leche.

Hace varios días que coloqué en mi cuenta de “X” esta sentencia: “El Licey tiene aroma de funeraria”. Ojalá me equivoque como las cartas del Tarot.

PICADILLOS: Christopher Morel cumplió su contrato con las Águilas Cibaeñas…Ronny Simón no califica para optar para el premio de Novato del Año de LIDOM porque está jugando su tercera temporada…Las Águilas contratan al panameño Johan Camargo…Erick Almonte otro que consume Releccionamida de 500 mg…

Un día como hoy

  • 1920: La Liga Americana vota para permitir que los lanzadores que usaron el spitball en 1920 continúen usándolo mientras estén en la liga. La Liga Nacional hará lo mismo. Habrá 17 jugadores remanentes en total.

  • 1928: La idea del bateador designado del presidente de la Liga Nacional, John Heydler, obtiene el respaldo de John McGraw, pero la Liga Americana está en contra.

  • 1932: Jim Bottomley, que bateó .300 o mejor en nueve de once temporadas con los Cardenales, es traspasado a los Rojos por el jardinero Estel Crabtree y el lanzador Ownie Carroll.

  • 1989: Las Águilas del Cibao con un pitcheo magistral de Bill Sampen derrotaron al Licey 3-2. Juan Espino remolcó la carrera del triunfo.

  • 1998: Los Leones del Escogido apoyados en el bate de Freddy García que disparó jonrón de dos carreras y de David Ortiz que impulsó dos, derrotaron al Licey 6-3.

  • 2001: Julio Franco firma con los Bravos de Atlanta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE